La ciencia no es cosa de frikis

La ciencia nos rodea. En el trabajo, en nuestra casa, cuando hacemos deporte, en la literatura, el arte, cuando vamos al supermercado… Todo es ciencia. A veces nos parece inabarcable, materia para los más listos de la clase, para cerebrines raritos. Nada más lejos de la realidad. Como individuos debemos acercarnos sin prejuicios al mundo científico y tecnológico, sin olvidar la vertiente humanitaria de los estudios, pues somos un todo: ciencia y humanidades.

Bajo esta filosofía nació, hace más de una década, Espiciencia. El proyecto de innovación educativa científico-tecnológica ha creado una comunidad de aprendizaje en la comarca burgalesa de Las Merindades. Con seis niños en la antigua cocina del antiguo colegio de Espinosa de los Monteros arrancó este iniciativa en 2010 y, ahora, se ha convertido en un referente internacional, con conexiones con alumnos y docentes de Iberoamérica.

El objetivo de Espiciencia ha sido siempre «aumentar el capital científico de los niños, que conozcan de cerca la ciencia y la tecnología, que no la vean como algo extraño, de frikis y listos», explica la docente, investigadora y divulgadora Bárbara de Aymerich, una de las impulsoras del proyecto. « La ciencia es algo imprescindible en sus vidas» y, cuando los chicos empiezan a investigar, a experimentar y a darse cuenta de que pueden descubrir e inventar, se les engancha.

A los más pequeños les encanta experimentar, meter las manos, curiosear, comenta De Aymerich. «Nosotros no hacemos ciencia de Pinterest», advierte. Espiciencia no se trata de hacer experimentos, sino que se plantean proyectos e investigaciones reales, de ahí que los más mayores sigan enganchados a la iniciativa. « Las llama mucho la atención descubrir algo por ellos mismos» y darse cuenta de que han hecho algo que nadie había hecho antes. Esa es la magia de la ciencia.

Espiciencia acaba de inaugurar nueva sede en Espinosa.

Espiciencia acaba de inaugurar nueva sede en Espinosa. / BC

De ahí que Espiciencia haya crecido tanto en sus once años de vida. Empezaron con seis años y, en este curso, son 67 los alumnos de la zona de Las Merindades. Han llegado a superar el centenar. Y todo sin olvidar los proyectos que desarrollan con profesores y adultos de otros puntos del país, también de Iberoamérica. «Intentamos que los alumnos puedan acceder a recueros que son más fáciles que en el medio urbano», así que también les llevan a ferias o excursiones.

Pero Bárbara de Aymerich no está sola en esta aventura. Son cuatro los profesionales que lideran Espiciencia, compatibilizándola con sus propios trabajos. De Aymerich está asesorada en términos de ciencia pura por la bioquímica y nutrióloga Nerea Martínez. El ‘maker’ del proyecto, Gabriel Benito, es el responsable de mecánica, eletrónica y aeronáutica. Y Joserra Oyanguren es el profesor de robótica, experto de programación y en redes.

Todas las tardes, los alumnos de Espiciencia se reúne para avanzar en sus proyectos e investigaciones. De Aymerich reconoce que con los más pequeños no tienen problemas pero que, cuando llegan a la adolescencia, hay un bache. Empiezan a pensar que la ciencia no es para ellos, tienen otras inquietudes… Así que el reto de Espiciencia es mantenerlos enganchados y, de momento, cuentan con un grupo estable de 11 mayores, que son los que empezaron hace diez años. Y este año están trabajando en un proyecto que consiste en construir un satélite que quepa en una lata de refrescos y que lanzarán a un kilómetro de altura para recoger información.

Nueva sede
El proyecto educativo acaba de inaugurar nueva sede. De la antigua cocina del antiguo colegio han pasado a la casa del conserje. Entraron el año pasado pero, ahora, el Ayuntamiento de Espinosa de los Monteros les ha cedido el espacio tras realizar una reforma, que ha contado con una inversión de 15.000 euros (procedente de los Fondos LEADER gestionados por el grupo de acción local CEDER Merindades) y aportación del propio Consistorio. «Estamos muy contentos», admite Bárbara de Aymerich, pues disfrutan de unas instalaciones amplias, con todos los servicios y hasta jardín.

De Aymerich pone en valor Espiciencia, por lo que supone de acercar el mundo de la ciencia a los escolares desde que son bien pequeños, y recuerda que en el programa siempre ha habido más chicas que chicos. Admite que existe una brecha de género, pero en la vertiente tecnológica y focalizada en formación industrial y mecánica. Y es que en químicas, biología, farmacia o medicina sí que hay más mujeres que hombre, matiza.

La docente y divulgadora defiende, también, la vertiente rural del proyecto educativo. Vivir en un pueblo no debería ser sinónimo de falta de recursos, de pérdida de oportunidades. Para Bárbara de Aymerich no hay nada mejor que vivir en el medio rural. Las Merindades le aporta una calidad de vida que, afirma, no tendría en una ciudad, y eso que Burgos es una capital tranquila, cómoda para vivir. Sin embargo, la comarca burgalesa aporta tranquilidad y contacto con la naturaleza. Y nadie debería tener que renunciar a esa opción de vida solo por motivos profesionales.

Fuente: Burgosconecta

Galería de imágenes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Si aparece el mensaje de "Error" significa que un usuario con el mismo email ya existe, por favor, compruebe que dicho email no está en la plataforma, sino abra una incidencia.
*Si aparece el mensaje de "Error" significa que un usuario con el mismo email ya existe, por favor, compruebe que dicho email no está en la plataforma, sino abra una incidencia.

Empresas

+Empresas +Empleo +Rural ofrece a las personas emprendedoras y empresarias, que estén o deseen instalarse en los territorios rurales participantes al proyecto, una serie de servicios, como son:

  • Información sobre recursos empresariales, a través del acceso a una Base de Datos donde se podrán consultar diferentes elementos que pueden ser de su interés como son polígonos industriales, locales comerciales en alquiler, negocios en traspaso o venta…

Acceso a la Base de Datos de Recursos Empresariales

  • Búsqueda de perfiles profesionales demandados.
  • Acompañamiento e intermediación en el contacto con las administraciones locales, organizaciones empresariales…
  • Información sobre Ayudas y Subvenciones disponibles.

Contacta con la oficina de tu territorio para obtener más información

Personas desempleadas

Tanto las personas desempleadas de los propios territorios de actuación como de fuera de estos pueden participar de los servicios de apoyo destinados a dar soporte en la búsqueda de empleo, como son:

  • Inscripción en la Base de Datos de personas demandantes de empleo, donde tras registrarse en la plataforma podrán incluir su CV para participar en los procesos de selección de las ofertas de empleo gestionadas en cada territorio por las entidades participantes.
  • Orientación laboral: apoyo y acompañamiento para el desarrollo de competencias personales, sociales y laborales que ayuden a las personas desempleadas en la búsqueda de empleo y en la mejora de la empleabilidad. Desde el proyecto se pretende situar a la persona en una posición favorable ante el empleo y posibilitar el acceso y mantenimiento a  un puesto de trabajo.