La hostelería de Aranda pierde negocio por la falta de trabajadores

Los clientes han vuelto con ganas pero la escasez de profesionales supone un verdadero problema. Los hosteleros lamentan los escasos resultados de la Escuela de Hostelería que abrió el Ayuntamiento de Aranda. “No sale ni cantidad ni calidad suficiente para cubrir todo lo que se necesita”, advierten.

Junto a la subida de la materia prima, como el precio del lechazo, hay otro factor que está ralentizando la recuperación de la hostelería de Aranda de Duero, la falta de mano de obra. Y es que, aunque siempre ha resultado difícil conseguir personal cualificado, desde que la pandemia hizo acto de presencia, ha habido un cambio de mentalidad y ya “nadie quiere trabajar en fin de semana”. “Tras un año y medio muy complicado, hemos tenido un verano francamente bueno y el otoño está también con mucho movimiento, mucho extranjero y con la gente con ganas de disfrutar. Sin embargo, encontrar personal se ha convertido en una misión imposible”, asegura el propietario de El Lagar de Isilla, José Zapatero.

En su caso, la carencia de trabajadores ha frenado incluso su proyecto de expansión. “Era tan difícil encontrar a gente que al final hemos decidido cerrar la parte de El Convento y alquilarlo”, señala. Ofertas no han faltado. “He acudido a todos los sitios, a la Oficina de Empleo, que no mandaba a nadie y cuando lo mandaba te dicen que no quieren trabajar; a empresas de Recursos Humanos. Hasta Cruz Roja… y nada”.

En La Vid, donde tiene otro restaurante, un hotel y bodega, los problemas son los mismos o incluso se acentúan por la necesidad de coche. “Ahora estamos viendo con una de Valladolid pero luego está el problema de los alquileres de aquí (Aranda) que son muy altos”, señala.

Faltan camareros y cocineros

Si cuesta encontrar camareros, personal de limpieza o recepcionistas, contratar personal de cocina es toda una aventura. “Yo buscaba ocho personas pero la gente no quiere trabajar los fines de semana. Es el gran problema”, advierte convencido de que esta situación tiene que ver con un sistema de ayudas que “no está bien planteado”. “Lo lógico sería que mientras una persona recibe ayudas, se forme para poder reengancharse al mundo laboral”, insiste este empresario que tiene una plantilla que supera los 70 trabajadores.

La Escuela de Hostelería que el Ayuntamiento de Aranda abrió en 2015, no es solución. “No sale ni cantidad ni calidad suficiente para cubrir todo lo que se necesita”, advierte desde Casa Florencio, Rafael Miquel, a sabiendas de que los pocos que llegan “no llegan formados”. “He ofrecido mi restaurante para que hagan prácticas muchísimas veces pero nadie me ha dicho nada nunca”, afirma el hostelero.

El nivel de lo que llega es ínfimo

En su caso, al no hacer noches, lo tiene “un poco más fácil” pero también le está limitando un proyecto de expansión que quería llevar a cabo y que está retrasando porque sabe que “el talón de Aquiles es la mano de obra”. “Lo poco que conseguimos, el nivel ínfimo”.

No es un problema de dinero. “Es un problema de que la gente no quiere trabajar en la hostelería”, asegura Pablo Palomero, el gerente del asador El Ciprés. Tras un año y medio “tremendamente difícil” en el que hubo cierres discontinuos por la pandemia y en el que se hacía compra sin saber si se iba a poder funcionar, ahora “se ha pasado de 0 a 100”. “Tenemos los fines de semana a tope pero cuesta muchísimo encontrar personal”, asegura agradecido a su plantilla porque pese a la falta de relevo, “lo está dando todo”. “La verdad es que el estrés es tremendo”, lamenta el hostelero.

Para Félix Marina, de La Pícara Gastroteca, el problema de la hostelería en Aranda de Duero en otras ciudades es precisamente la falta de relevo. “Antes, los jóvenes empezaban a trabajar con 18- 20 años y lo compaginaban con sus estudios pero ahora esto no está pasando y, salvo excepciones, la realidad es que ahora el sector necesita mucha gente y no somos capaces de absorber”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Empresas

+Empresas +Empleo +Rural ofrece a las personas emprendedoras y empresarias, que estén o deseen instalarse en los territorios rurales participantes al proyecto, una serie de servicios, como son:

  • Información sobre recursos empresariales, a través del acceso a una Base de Datos donde se podrán consultar diferentes elementos que pueden ser de su interés como son polígonos industriales, locales comerciales en alquiler, negocios en traspaso o venta…

Acceso a la Base de Datos de Recursos Empresariales

  • Búsqueda de perfiles profesionales demandados.
  • Acompañamiento e intermediación en el contacto con las administraciones locales, organizaciones empresariales…
  • Información sobre Ayudas y Subvenciones disponibles.

Contacta con la oficina de tu territorio para obtener más información